Soltar la culpa

Siempre que vivimos una situación complicada tendemos a buscar ¨culpables¨ o a intentar averiguar en qué hemos fallado, sin darnos cuenta que todo forma parte de un plan para nuestro crecimiento divino.
 
Hay un momento en el que todo puede cambiar: cambia nuestra relación de pareja, cambia nuestra afinidad con algún amigo, cambia nuestro trabajo…  y uno no tiene ¨la culpa¨ de que ninguno de estos sucesos. Párate y piensa que lo que te sucede es una enseñanza de vida, que ocurre para que para que logres un nuevo y útil aprendizaje. Ámate y escucha en tu interior: “esto ha llegado a mi por que es lo único que podía pasar en este preciso momento”. Da igual el pasado, da igual ese ¨si yo no hubiera hecho…¨
 
Este VÍDEO me ayudó a comprender que lo que sucede es lo único que podía pasar y que no siempre hay que mirar la vida desde el papel de protagonista, a veces hay que salir como espectador y dejar que las cosas pasen y aunque ahora (en el momento que está pasando) lo más seguro es que no entiendas nada, en el futuro te darás cuenta del aprendizaje que este suceso te aportó. 
 
Perdónate y ámate por que, si hay algo seguro, es que serás la única persona con la que tendrás que convivir siempre. 

Comparte este post en tus redes sociales

Replicar