El Colágeno.

El Colágeno y su pérdida de producción con el paso del tiempo.

Como seres humanos, siempre tratamos de mantener con especial cuidado nuestro organismo para que luzca siempre radiante y en buena forma, siendo muy consciente de que estaremos, después de cierta edad, en una lucha constante para retrasar el deterioro que causa el pasar del tiempo.

Entre una de las tantas virtudes que se integran en nuestras vidas, ocupa un lugar muy dedicado la juventud o la longevidad, en la que siempre le estamos invirtiendo un buen espacio para mantenerla como cierta prioridad.

Pero de igual manera, estamos muy pendientes de todos los factores que intervienen en este proceso y es, precisamente, el que actúa con un papel protagonista: El Colágeno. Es esa sustancia proteínica que se encuentra presente en los tejidos conjuntivos, el sistema óseo y en los cartílagos, conformado en moléculas para formar fibras colágenas.

Su fuerte presencia esta entrelazada con todo lo que se relacione también a la piel, y es precisamente, en este aspecto, donde el cuidado para evitar su deterioro es aún mayor. La exposición prolongada del organismo a diferentes fenómenos y agentes externos es donde radica el principal problema en el colágeno y su pérdida de producción con el paso del tiempo.

Es fácil determinar, en qué momento el colágeno se está viendo afectado en cuanto a su estructura y presencia, pues, solo el hecho de verificar una perdida notable en la elasticidad y suavidad de la piel, por causa presencial de radicales libres que se emanan de las radiaciones UV, es suficiente para disminuir críticamente el colágeno dando paso en el aumento y aparición de las arrugas.

En este punto, es un llamado de alerta que nuestro cuerpo nos ha lanzado para que actuemos lo más pronto posible y nos da claras señales para darnos cuenta de ello. Aunque las arrugas es el más verídico síntoma de falta de colágeno, también pueden venir acompañadas de dolencias en las articulaciones y los huesos, problemas que hacen su presencia más notable después de que hayamos pasado de la tercera a la cuarta década de nuestra vida.

Se estima que en este lapso, el metabolismo entra en un proceso más lento y, vinculado con la edad, la pérdida del colágeno se acentúa con la disminución en el fortalecimiento de las fibras y se da por asentadas las líneas de expresión y la flacidez. Es cuando estamos de cara con el envejecimiento, siendo esto el proceso natural de los humanos.

Pero mientras se pueda, lograr frenar el deterioro que se desarrolla en el colágeno y su pérdida de producción con el paso del tiempo, es vital para llegar en mejor forma a una edad avanzada.

Los hábitos que vayamos adquiriendo a lo largo de nuestra juventud, serán determinantes para preservar y fortalecer el colágeno que, de forma natural, se encuentra en nuestro organismo. Todo este nutrido proceso puede implicar una ingestión moderada de vitamina C que ha prometido ser un alto productor del conocido Colágeno III, que ayuda muy eficazmente en el retraso del envejecimiento prematuro.

Por su parte la vitamina E, es prácticamente un escudo contra los radicales libres conocidos, y que son propenso a atacar directamente al colágeno.

Todo lo que se desprende del cuidado y preservación del colágeno, va entonces a fomentar una labor dedicada a evitar la exposición excesiva a los rayos UV, protegiéndonos con filtros solares con un factor 30 como mínimo, tener una dieta rica en alimentos proteicos.

En cuestión de piel como tratamiento extra, recomendamos la utilización de COLAGENO de Matriskin, puro marino hidrolizado en alta concentración, y tratamientos en Beauty Room Serrano con aparatología especializada en activar la formación de colágeno, como la Radiofrecuencia o la terapia de led, recomendamos un diagnostico personalizado en cada caso.

 

Puede conseguir los productos Matriskin en nuestra boutique on line con los gastos de envío Gratuitos

 

colageno

Comparte este post en tus redes sociales

Replicar