El agua también es salud

agua

¿Qué papel juega el agua dentro de nuestras vidas y cómo se convierte en un importante y vital liquido para nosotros? Es de destacar, que desde que somos concebidos por nuestros padres, vivimos varios meses en un líquido amniótico hasta que nacemos con más del 90% de agua aun siendo feto. Por supuesto, el acondicionamiento y adaptación de nuestro cuerpo en el ambiente en que nos vamos a desenvolver, equilibramos la masa acuosa del organismo en aproximadamente un 75%.

Para tener una visión más clara, de cómo somos dependientes del agua, es preciso detallar algunos aspectos que están bien claros para la ciencia médica y que para nosotros no es cosa de otro mundo. Por ejemplo, el 80% de nuestra sangre, el 85% del cerebro, el 70% de nuestros músculos y hasta los huesos, con un 22%, que al parecer son más sólidos y por lo tanto no requieren tanto fluido, todos ellos están compuestos por agua. La sed, por otra parte, hace su aparición, cuando nuestro organismo se remonta en un 2% en perdida de agua o deshidratación, causadas por diferentes formas como la respiración, la orina y la transpiración de la piel, pudiendo estar alrededor de un litro de agua diario.

Con estas simples estadísticas, nos damos cuenta, de manera muy clara, la importancia del agua para el organismo y comprendemos lo fundamental que representa para nuestra salud. Como perfecta máquina, nuestro cuerpo está diseñado para detectar la pérdida de líquido y busca dar señales inminentes de que suplamos de inmediato la cantidad que hayamos perdido. Con mantener el organismo óptimamente hidratado, se pueden evitar unas series de complicaciones que pueden dar paso a un colapso general en nuestros órganos y colocarnos en peligro de muerte, si no se aplican las medidas correctivas de hidratación.

Como formas de comparación, el organismo experimenta ciertos modos de resistencia. Cuando practicamos algún deporte extremo o de alta exigencia física, es cuando más estamos propensos a deshidratación. El cuerpo, puede soportar ciertos días sin alimentarse, pero sin beber agua pueden pasar solo horas antes de que el organismo pueda dar señales para una situación de emergencia.

Así que, la importancia del agua para el organismo, está determinada de lo que estemos haciendo y de la forma en que nos movamos, o simplemente, en un estado estático. Recordemos, que la transpiración también cuenta y en el nivel mínimo de deshidratación el cuerpo no lo puede suplir, a menos que nosotros le ayudemos.

Entonces, el agua por si sola tiene su merecido lugar de importancia para nosotros. Dentro del organismo, nos ayuda notablemente en la amortiguación de las articulaciones, es por excelencia un trasporte eficiente del oxigeno y los nutrientes que estemos requiriendo a nivel celular, regula excepcionalmente la temperatura, elimina de forma natural las toxinas de nuestro organismo y como higiene esta como el principal liquido para el cuidado y limpieza del cuerpo en general.

Equilibrar los niveles de liquido internamente es muy importante, si existe insuficiencia corremos el riesgo de una peligrosa caída de la presión arterial, se pueden formar coágulos sanguíneos y causar severos daños en la función renal, como también estreñimiento, resequedad de la piel y quedar expuestos a infecciones. De aquí, es que nos valemos para estar en constante hidratación y evitar estos trastornos en nuestra salud.

Como en todo, hay que tener un especial cuidado con los excesos. Aunque el agua es muy importante, también tendremos un límite de ingestión. En demasía, puede hacer bajar los niveles de sal, producir congestión pulmonar e inflamación cerebral.

Por todo lo demás, el agua sigue siendo nuestro más preciado y vital líquido, cuidarla es asegurar vida para el mañana y preservar a nuestro ya deteriorado planeta tierra.

Comparte este post en tus redes sociales

Replicar