Archivo de ‘El Ricón del Alma’ categoría

Proyecta tus sueños para el año nuevo.

Se acaba el año y es un gran momento para desechar lo malo, y proyectar lo nuevo.

Mi querida Pilar Méndez coach que me acompaña en mi despertar y crecimiento, siempre me aconseja que escribiendo sale todo fuera y que el universo entiende  mucho mejor lo que quieres.

Así que … manos a la obra, papel y boli!!

Ritual año nuevo, proyectar tus sueños, crecimiento personal

Busca un rincón que te de calma, paz y tranquilad, enciende una vela, haz unas respiraciones profundas que te paren la mente para que hable la intuición y dos papeles …

  • Un papel dedicado a lo menos bonito de tu vida, lo que no te gustaría que volvería a pasar, detalla bien todo y finaliza el escrito dando siempre las gracias por el aprendizaje que te ha aportado vivirlo, por que solo conociendo las cosas podemos saber si las queremos o no.
  • Y el otro papel dedícalo a crear el “cuento de tu vida”, proyecta y proyecta alto, como dice Pilar:  “sin límites y hasta donde la imaginación llegue y el corazón vibre”, es tu cuento así que no dejes de soñar …. al final responde a la pregunta ¿Qué tiene que pasar en el 2018 para que tus sueños se hagan realidad?

La noche del 31 de diciembre, después de las campanadas cogeremos el papel de las cosas vividas no tan buenas y lo quemaremos. Después, leeremos “El cuento de nuestra vida” poniendo toda nuestra intención y deseo en que se cumpla todo en el año nuevo, y lo guardaremos en un sitio especial para dentro de un año volver a leerlo y comprobar si el universo nos ha concedido nuestros deseos.

Ritual año nuevo, proyectar tus sueños, crecimiento personal

Os deseo un Feliz 2018 lleno de abundancia, amor y riqueza. Muchas gracias por estar aquí, por acompañarme leyendo mis escritos, por apoyarme a continuar, sois la gasolina de mi caminar. 

 

 

Soltar la culpa

Siempre que vivimos una situación complicada tendemos a buscar ¨culpables¨ o a intentar averiguar en qué hemos fallado, sin darnos cuenta que todo forma parte de un plan para nuestro crecimiento divino.
 
Hay un momento en el que todo puede cambiar: cambia nuestra relación de pareja, cambia nuestra afinidad con algún amigo, cambia nuestro trabajo…  y uno no tiene ¨la culpa¨ de que ninguno de estos sucesos. Párate y piensa que lo que te sucede es una enseñanza de vida, que ocurre para que para que logres un nuevo y útil aprendizaje. Ámate y escucha en tu interior: “esto ha llegado a mi por que es lo único que podía pasar en este preciso momento”. Da igual el pasado, da igual ese ¨si yo no hubiera hecho…¨
 
Este VÍDEO me ayudó a comprender que lo que sucede es lo único que podía pasar y que no siempre hay que mirar la vida desde el papel de protagonista, a veces hay que salir como espectador y dejar que las cosas pasen y aunque ahora (en el momento que está pasando) lo más seguro es que no entiendas nada, en el futuro te darás cuenta del aprendizaje que este suceso te aportó. 
 
Perdónate y ámate por que, si hay algo seguro, es que serás la única persona con la que tendrás que convivir siempre.